¡¡SÍGUENOS EN LAS REDES SOCIALES!!

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter! Síguenos en Youtube! Síguenos en Instagram! Síguenos en Telegram!
Countdown

lunes, 19 de febrero de 2018

TRAS DOS AÑOS DE SUSPENSIONES, DISFRUTAMOS DE UN EMOTIVO Y MULTITUDINARIO VÍA CRUCIS

Este pasado viernes, el primero de la Cuaresma, la imagen de Ntro. Padre Jesús Amarrado a la Columna celebró su tradicional y esperado Vía Crucis, y lo hizo acompañado de una gran multitud de personas que, animados por el buen tiempo que pudimos disfrutar, y como si estuvieran deseosos de olvidar las suspensiones vividas en los últimos dos años, llenaron las estrechas y empinadas calles de San Antón rezando tras el "Amarrao" y reflexionando en cada una de las estaciones del Vía Crucis. Esta es la crónica de una cita muy esperada.

Foto: María Martínez
A las 19:15 h. se iniciaba la Santa Misa previa al Vía Crucis. La Iglesia se quedaba pequeña para albergar a tantos y tantos hermanos y nazarenos que desearon acompañarnos en esta tarde de agradable temperatura. Ambas cosas, muy de agradecer. La ceremonia este año estuvo oficiada por nuestro Consiliario y Párroco de El Salvador, D. Gonzalo Marín que comenzó excusando la ausencia del Sr. Obispo de la Diócesis, por encontrarse fuera de Cuenca. A buen seguro que a Monseñor Yanguas le hubiera gustado acompañarnos, pues como él siempre dice, esta es una cita ya ineludible en cada Cuaresma.

Participaron en el acto los niños de la Escolanía de Ntra. Sra. de la Soledad de San Agustín, que volvieron a realizar una gran actuación finalizando con el que es el primer Miserere de la Cuaresma, en el Altar Mayor, junto a nuestro titular. Un momento muy emotivo. Desde estas líneas nuestra enhorabuena a los niños y su Director, Juan Pablo de Haro, por su esfuerzo y gran trabajo.
 


Foto: María Martínez
Acabada la ceremonia, y mientras se iba desalojando la Iglesia, se iban preparando enseres para formar la cabecera del Vía Crucis, a la vez que Capataz y Banceros se iban reuniendo junto al paso para medirse y ocupar sus puestos. 
Así, a las 20 h. y sin la preocupación de estos últimos años de mirar al cielo, aparecía bajo el dintel de la Parroquia de la Virgen de la Luz la imagen de Jesús Amarrado a la Columna, sólo, sin el sayón que le azota en el desfile de Paz y Caridad, sobre sus andas estrenadas en 2008 y ante la expectación de cientos de personas y los numerosos flashes de las no menos numerosas cámaras fotográficas y móviles.

Abría cortejo la Cruz parroquial, flanqueada por dos hachones, seguida de nuestro guión y los dos farolillos que desfilan junto al paso cada Jueves Santo. Tras la talla, perfumada de incienso durante todo el camino, nuestro Consiliario, D. Gonzalo, los párrocos de la Virgen de la Luz, D. Ángel y D. Mariano, y tras ellos las autoridades que nos acompañaron: Por parte del Ayuntamiento de la ciudad, su Concejala de Educación y Cultura, Esther Martínez; Por parte de la Junta de Cofradías, su Secretario, Rodrigo Merchante; y por parte de la Archicofradía de Paz y Caridad, su Presidenta, Sara Robles. A todos ellos, nuestro agradecimiento por estar acompañándonos tanto en la Misa como en el Vía Crucis.

Foto: María Martínez
Foto: María Martínez
Foto: María Martínez
Poco a poco se iba reflexionando acerca de las 7 primeras estaciones del Vía Crucis, mientras se ascendía a la parte alta del Barrio de San Antón. Allí, y tras la habitual y complicada maniobra para dar la vuelta a la Imagen, se iniciaba el descenso gracias al buen trabajo de los banceros en un recorrido que a veces les obligaba a sortear cables (con la inestimable ayuda de nuestro hermano José Luis) y otras veces a no "mecer" la imagen por la estrechez de algunas curvas. Belleza, singularidad, fe, y devoción mientras sólo se escuchaba el golpear de horquillas. Espectacular.

Durante el descenso, las otras 7 estaciones y al llegar a la puerta de la Parroquia una última reflexión a cargo de nuestro Consiliario, encargado también de rezar por los difuntos de la Hermandad una vez la imagen volvió al Altar Mayor de San Antón.

Foto: Águeda Lucas
Desde estas líneas tan sólo mostrar nuestra satisfacción por haber podido cumplir la tradición y, tras dos años nefastos y de mucha tristeza, volver a ver caminar al Amarrao por su barrio, volver a ver a personas mayores e impedidas santigüarse desde sus ventanas, volver a ofrecer a la Cuenca Nazarena este acto cuaresmal tan sencillo e íntimo, pero a la vez tan multitudinario. 

Nuestro agradecimiento a todos los que nos acompañásteis. Ahora es tiempo de pensar en Semana Santa... En menos de 40 días, Ntro. Padre Jesús Amarrado a la Columna volverá a recorrer las calles de Cuenca... Será un nuevo Jueves Santo. 
 
Foto: Juan Marcos Palencia

No hay comentarios:

Publicar un comentario